| ECONOMÍA Y POLÍTICA


Hacienda pone barreras a grandes multinacionales en su llegada a Asia

Publicado el 30-01-09 , por C. Cuesta / E. S. Mazo

En medio de la creciente recesión, las compañías intentan diversificar sus riesgos. Se abren a otros mercados. En concreto, a los asiáticos, con mayor crecimiento. Las multinacionales redoblan su inversión internacional. Y, en medio de todo eso, se encuentran con requerimientos de datos fiscales, un seguimiento sistemático y, en ocasiones, chocan con la Inspección.

Es la situación con la que se han topado muchas compañías multinacionales implantadas en España. Cuando trazaron sus planes de negocio tomaron la decisión de saltar a Asia. Y, para ello, eligieron como vías de entrada las que ofrecen una mayor seguridad jurídica: Hong Kong o Singapur. Pero no contaron con el hecho de que “las dos plazas económicas figuran en la lista española de paraísos fiscales”, señala Carlos Gabarró, director del Área Fiscal de Ernst & Young Abogados.

Si la empresa es una holding (esquema que permite la posibilidad de repartir dividendos sin excesivos costes) el problema se multiplica. La mayor parte de compañías con un amplio tejido de filiales eligen esta forma de estructura social pero, de nuevo, sus incentivos fiscales han despertado las alertas en Hacienda, con lo que las posibilidades de acabar siendo inspeccionado se multiplican en el salto a Asia.

Expertos como Gabarró destacan que el problema ya no es sólo para las compañías actualmente en España, que se ven rodeadas de más costes fiscales que muchas de sus competidoras en el intento de expandir sus negocios. Sino que también se ha convertido en un importante lastre a la hora de captar nuevas empresas que decidan ubicar en España su sede directiva principal.

¿Por qué? Porque muchos países del entorno de España no consideran paraíso ni a Hong Kong ni a Singapur. Es el caso de Holanda o Luxemburgo, dos de los Estados de la UE actualmente más activos a la hora de conceder incentivos fiscales a los holding que decidan trasladarse a sus territorios y que no plantean ningún problema cuando una compañía destina inversión al continente asiático a través de las dos plazas mencionadas.

Choques con Hacienda
No es la primera vez que las multinacionales instaladas en España chocan con Hacienda. Tras la inseguridad jurídica por la batalla entre el Gobierno español y la UE por las deducciones del fondo de comercio –Bruselas quiso eliminar esta ventaja fiscal en las compras en el exterior de las compañías que pagan impuestos en España–, las grandes empresas han visto cómo Hacienda ha decidido endurecer las inspecciones ante la caída de la recaudación.

Este aumento de la Inspección coincide, además, con el castigo fiscal a las empresas, sobre todo a las multinacionales, derivado de la adaptación de la nueva contabilidad. No acaba ahí el menú indigesto para las compañías: al tiempo, la Agencia Tributaria sigue la pauta legislativa que eliminará en 2012 la mayoría de deducciones de Sociedades, lo que elevará el pago fiscal.

En medio de esta polvareda, la Agencia Tributaria quiso también endurecer la deducción de los gastos de los holding, limitando la posibilidad de desgravación de sus gastos financieros. Su deseo tropezó, no obstante, con el Tribunal Económico Administrativo (ver EXPANSIÓN de 11 de diciembre). Poco después, la Agencia se otorgó el poder de fijar los precios, a efectos fiscales, en las ventas intragrupo.

Ventajas en peligro
El atractivo para las empresas de las grandes plazas asiáticas surge por “el convenio para evitar la doble imposición suscrito entre China Continental y Hong Kong”, que “prevé una tributación en la fuente para dividendos limitada al 5% (intereses y cánones al 7%), la mitad que la prevista en el convenio suscrito por China y España (del 10%)”, apunta Carlos Gabarró, director del Área Fiscal de Ernst&Young Abogados. “En Hong Kong ni la percepción ni la distribución de dividendos queda sujeta a tributación”, concluye.