PERISCOPIO


Graciano Palomo


9 de diciembre de 2007

BIEN VISTO EN EL PP

Rodríguez-Ponga se perfila como sucesor de Blesa en Caja Madrid

El actual presidente lleva tiempo preparando su salida de la entidad financiera, y su posible sucesor mantiene unas excelentes relaciones con Rodrigo Rato y Cristóbal Montoro.

EX SECRETARIO DE ESTADO

Estanislao Rodríguez-Ponga se
convirtió en el número dos de
Hacienda
tras el escándalo
Gescartera.

El que fuera secretario de Estado de Hacienda en los gobiernos del Partido Popular, Estanislao Rodríguez-Ponga, actual vicepresidente de Caja Madrid, se perfila como el principal aspirante a suceder a Miguel Blesa en la presidencia de la entidad financiera. La caja, bajo control público, está muy de actualidad estos días por su papel decisivo en el futuro de Iberia y, por lo tanto, también de la famosa T-4 en el aeropuerto internacional de Madrid-Barajas, asunto en el que la presidenta Esperanza Aguirre ha demostrado un lógico interés.

En efecto. A Blesa le queda poco tiempo al frente de su consejo de administración, señalan fuentes de la entidad financiera consultadas, y lleva ya tiempo preparando su salida utilizando el enorme poder que le da dominar la caja, de cara a empresas privadas. Es lo que se comenta en los altos círculos del cuarto grupo financiero español, incluso se citan algunos grupos empresariales a los que podría ir, entre ellos la propia compañía Iberia.

Los recelos en las altas esferas del PP respecto a Blesa no son de ahora. Algunos dirigentes populares consideran que se ha aprovechado del poder del partido y luego ha buscado permanecer en el puesto pactando si fuera menester con PSOE, IU y los sindicatos presentes en la entidad.

Entre sus colaboradores estrechos figura el sociólogo Pedro Arriola, que le fue presentado en su día por José María Aznar, o Juan Manuel Astorqui, recomendado a su vez por Arriola cuando el bilbaíno trabajaba para Burson-Masteller antes de incorporarse full time a Caja Madrid en calidad de subdirector general y con un poder muy notable.

Pues bien, todo indica que no volverá a repetir en la presidencia de la caja pública madrileña. Estanislao Fernández-Ponga y Salamanca parece ser el sustituto, dado el ancestro que tiene entre el alto mando del PP, especialmente en la zona de influencia de Rodrigo Rato y Cristóbal Montoro. Sustituyó al polémico Enrique Giménez-Reyna cuando estalló el caso Gescartera, si bien es verdad que él mismo no se ha visto ausente de algunos escándalos, como cuando fue imputado por el caso de las cuentas secretas del BBV y la compra de la empresa mexicana Probursa. Luego quedó finalmente exonerado de todos los cargos en la Audiencia Nacional después de ser imputado y pasar un auténtico calvario personal y profesional.

Especialista en temas fiscales, asesor histórico en asuntos de impuestos para grandes corporaciones, levantó el escándalo entre el cuerpo de subinspectores e inspectores fiscales al ser nombrado su jefe como presidente de la Agencia Tributaria. Rodríguez-Ponga forma parte del despacho de consultoría internacional fundado por el prestigioso jienense Cristóbal Montoro, el menudo ministro que nunca se plegó a los intereses de los superpoderosos cuando era el guardián máximo de la caja pública. De este despacho forma parte también José Manuel Fernández Norniella, íntimo de Rato, muy apreciado en el PP y, casualmente, también consejero de CajaMadrid.

"Se trata de una persona rigurosa y seria, un gran profesional en lo suyo", declara un buen conocedor de Rodríguez-Ponga.

Caja Madrid es el cuarto grupo financiero español por volumen de negocio. Nada menos que 227.848 millones de euros, con 2.000 oficinas esparcidas por toda España y con presencia en Miami (Estados Unidos), Lisboa (Portugal) y Dublín (Irlanda).