Asociación 
  Subinspectores 
  Tributos 

EXPANSIÓN - EMPRESAS   

12 de agosto de 2002    


Nace un nuevo tipo de empresa

M. Asorey - Madrid.

El proyecto del Estatuto de Nueva Empresa supondrá en la práctica la creación de otra forma societaria para que las pymes agilicen sus trámites de constitución. Sin embargo, la norma introduce algunas limitaciones que el emprendedor debe tener en cuenta.


El Gobierno quiere incentivar a los empresarios con la creación de una nueva figura societaria que permitirá la constitución de las empresas en 48 horas. Las sociedades que utilicen las ventajas de esta ley tendrán como denominación social los apellidos y el nombre de uno de los socios acompañados de las siglas SLNE o la indicación Sociedad Limitada Nueva Empresa. Ignacio Sampere, socio del bufete Sampere Asociados, considera que esta diferenciación “puede dar lugar a ciertos recelos en el momento de contratar con este tipo de sociedades en relación con el resto de las sociedades limitadas”.

En este sentido, el proyecto, que se tramita actualmente en el Parlamento y verá la luz a primeros del año que viene, introduce una nueva figura societaria que, probablemente, se unirá a las dos más utilizadas en España: la sociedad limitada y la sociedad anónima. Los emprendedores que utilicen la forma societaria de nueva empresa para iniciar sus negocios tendrán también una limitación financiera, puesto que no podrán admitir como socios capitalistas a personas jurídicas. De este modo, las pymes que opten por esta fórmula societaria tendrán que renunciar por ejemplo a la financiación de sociedades de capital riesgo que podrían formar parte del proyecto empresarial.

El proyecto limita también el número de socios que constituyen la sociedad y establece que cuando la sociedad nueva empresa esté constituida por un socio único, éste no podrá serlo de otra empresa que adopte esta forma jurídica.

La nuevas sociedades contarán con un documento electrónico (DUE) que recogerá todos los datos referentes a la empresa y que agilizará los trámites con los registros públicos, las administraciones que participan en la constitución de la sociedad y facilitará el cumplimiento de las obligaciones con la Seguridad Social y la Agencia Tributaria. Sin duda, la utilización de este sistema telemático en el caso de las sociedades nueva empresa puede ser un primer paso para extender estas facilidades al resto de los tipos societarios.

Entre los trámites de creación de la sociedad se encuentra la inscripción en el registro mercantil. El proyecto establece que los registradores tendrán que inscribir las nuevas sociedades en el plazo de 24 horas, pero estos plazos sólo se aplicarán cuando la empresa utilice los estatutos sociales, según el modelo que apruebe en un futuro el Ministerio de Justicia. Sin embargo, los empresarios tendrán que confiar en la diligencia del registrador, puesto que la ley no establece ningún tipo de sanción para el fedatario público si no se cumplieran los plazos previstos.

Además, el proyecto elimina la posibilidad de que exista un consejo de administración y los administradores de la empresas deben tener la condición de socios.

El texto establece otros requisitos para que el empresario pueda utilizar este tipo societario, como que no tenga un régimen de transparencia fiscal o no supere un capital social de 60.096 euros. Sin embargo, y a pesar de estas limitaciones, la utilización de esta figura societaria puede ahorrar muchos costes al emprendedor. Además, el empresario podrá adoptar otra forma social en cualquier momento y convertirse en una sociedad limitada con un simple acuerdo de la Junta general y la adaptación de los estatutos sociales a la sociedad de responsabilidad limitada.



© Copyright   Asociación Subinspectores de Tributos

 Bravo Murillo, 95 Edif. A Apto 225,   http://www.subinspectores.com
 Tel: 91 5335930 - fax 91 5339715   MADRID - 28003
Página anterior