Economía - 4


Hacienda abre expedientes a cinco inspectores y dos subinspectores
  • La Agencia alega que no custodiaron debidamente documentación sobre determinados contribuyentes

Efe

Madrid (2-12-1999)


La Agencia Tributaria ha abierto expedientes disciplinarios a cinco inspectores de Hacienda y dos subinspectores por no custodiar debidamente documentación con trascendencia tributaria sobre determinados contribuyentes, dijeron a Efe fuentes conocedoras de estas actuaciones.

Los expedientes son fruto de una investigación abierta por la Agencia Tributaria en 1997 sobre la Unidad de Estudios Económicos y Sectoriales, a la cual pertenecía uno de los inspectores sancionados, Mariano Navarro-Rubio, a quien en julio pasado ya se expedientó por realizar actuaciones incompatibles con su función.

Otro de los inspectores sancionados es Alfredo Pérez Lodares, adscrito a la Inspección de Valencia, y quien también ha sido objeto ya de otro expediente disciplinario por anomalías en sus investigaciones a contribuyentes.

Los restantes tres inspectores y dos subinspectores que han sido expedientados ahora -en estos casos por accesos indebidos a las bases de datos- también pertenecían, como Navarro-Rubio, a la Unidad de Estudios Económicos y Sectoriales.

La citada unidad fue disuelta en abril pasado, y sus cometidos y funciones fueron asumidos por la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF), que también se ha hecho cargo de las competencias de otros departamentos cuando han desaparecido.

Las mismas fuentes señalaron que el resultado de las investigaciones llevadas a cabo por la Agencia Tributaria pone de manifiesto el uso impropio de los datos de los contribuyentes por parte de los dos inspectores mencionados, así como el acceso indebido a las bases de datos por parte de los otros dos subinspectores y tres inspectores, cuyas identidades no han sido facilitadas.

Fuentes de la Agencia Tributaria dijeron que no podían confirmar ni desmentir estos extremos, aunque recordaron que con carácter general se realizan controles habituales y periódicos de los accesos a los datos de los contribuyentes y, cuando es preciso, se actúa en consecuencia.

Página Anterior