ECONOMIA
Viernes, 20 de noviembre de 1998
EL MUNDO periodico


Hacienda camina hacia la paz tras un pacto en el Congreso

Los subinspectores podrán firmar las actas que tramiten

CARLOS SANCHEZ

MADRID.- La paz laboral está a punto de volver a Hacienda. El Congreso de los Diputados dio ayer los primeros pasos para una próxima reforma de las condiciones laborales en la Agencia Tributaria que está en línea con las reivindicaciones de los subinspectores, quienes mantienen un pulso con Hacienda desde hace casi un año.

El Congreso aprobó ayer, en concreto, la integración de todos los cuerpos del grupo B en uno solo, ampliando, además, la movilidad de funciones dentro del mismo nivel profesional. Este nuevo Cuerpo contará con cuatro especialidades: gestión y liquidación, recaudación, gestión aduanera e inspección.

Al mismo tiempo, se abrió paso a que los subinspectores puedan firmar actas. En la enmienda se propone que siempre que razones de eficacia lo justifiquen se podrá asignar la firma de las propuestas de regularización fiscal de los contribuyentes al funcionario de la Inspección de los Tributos que hubiera realizado de manera efectiva las actuaciones. «En los casos -continúa- en los que aquellas no resulten firmadas por el jefe o subjefe del equipo de Inspección correspondiente, éstos podrán exigir su visto bueno a la propuesta de regularización».

De esta manera se espera poner fin a un largo conflicto que ha dejado heridas en Hacienda, y que según fuentes de toda solvencia puede acabar con la destitución inmediata de José Aurelio García Martín como director general de la Agencia Tributaria.

El acuerdo se fraguó ayer en el debate de la Ley de Acompañamiento a los Presupuestos Generales del Estado para 1999 mediante la aprobación de una enmienda transaccional impulsada por Izquierda Unida a la que se adhirieron el Grupo Popular y sus socios parlamentarios (CiU, Coalición Canaria y el PNV, que finalmente votó a favor).

Tanto el PSOE como Iniciativa per Catalunya (el diputado Joan Saura) se abstuvieron, lo que fue interpretado por el portavoz del PP, Vicente Martínez-Pujalte, como un gesto de apoyo.

El texto aprobado se materializa a través de una enmienda transaccional que tiene una extensión de tres folios, y en la que se incluye, además, el compromiso por parte del Gobierno de presentar un Estatuto orgánico de la Agencia Tributaria antes de seis meses.

Igualmente, la enmienda incluye la obligación por parte de la Agencia Tributaria de presentar un plan de objetivos al parlamento antes de un mes, abriendo cauces de diálogo con los funcionarios.

La vicepresidenta de la Asociación de Subinspectores, Alicia Arteta, consideró ayer que estos puntos van en la buena dirección, por lo que reanudarán las negociaciones con los responsables de la Agencia Tributaria.